Concentrace, una solución mineral iónica del Gran Lago Salado de Utah

Monedas de plata, anillos de platino o empastes dentales de oro, cacerolas de cobre, aviones de titanio: todos estos metales forman parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, estos elementos, y muchos otros, son esenciales para nuestra salud en cantidades mínimas pero equilibradas. Nuestra dieta moderna ya no contiene oligoelementos en abundancia. Sin embargo, se encuentran en cantidades significativas en las aguas ricas en minerales de los mares y océanos de nuestra planta.

¿Qué son los minerales con carga iónica?

Un mineral ionizado es un elemento que tiene una carga positiva o negativa. Esto significa que a nivel molecular este elemento contiene demasiados o muy pocos electrones. Esta inestabilidad iónica permite que este elemento establezca un vínculo rápido con el agua, permitiendo que el cuerpo lo absorba. Esta inestabilidad del elemento en busca de un estado de equilibrio es el origen de una dinámica que se traduce en una mejor movilidad de los nutrientes para que lleguen a las partes del cuerpo que requieren su presencia.

Los minerales no son más que los elementos que se encuentran en la tabla periódica de los elementos que aparecen en los libros de química; cromo, magnesio, hierro, zinc, etc. Son los elementos que componen el universo, la tierra y todo lo que hay en ella, incluidos nosotros mismos. Son los elementos que componen el universo, la tierra y todo lo que hay en ella, incluidos nosotros mismos. Nuestro cuerpo es una obra maestra resultante del complejo pero armonioso ensamblaje de estos elementos. Desde este punto de vista, entendemos por qué es importante reponer el cuerpo con los elementos que lo constituyen, elementos que gasta diariamente para funcionar. Los procesos electroquímicos que tienen lugar en cada momento en el cuerpo requieren un equilibrio correcto de ciertos minerales: hierro para la sangre, azufre para los músculos, calcio para los huesos y una multitud de otros elementos para las innumerables funciones fisiológicas.

El agotamiento de nuestra Madre Tierra

En el pasado, los granos, las frutas y las verduras recién cosechadas y cultivadas en tierras fértiles eran la principal fuente de un amplio espectro de minerales con carga iónica. Hoy en día, los suelos naturalmente ricos en nutrientes son cada vez más escasos. Los métodos agresivos utilizados en la agricultura contemporánea han agotado gran parte de los minerales del mundo. Cuando los campos están desprovistos de minerales, se rocían intensamente con fertilizantes artificiales, pero estos fertilizantes sólo reponen la cantidad mínima de minerales necesaria para la vida de las plantas. Muchos oligoelementos, tan esenciales para la vida humana, ya no están disponibles, ni en el suelo ni en los alimentos.

La importancia de los minerales iónicos

En cada momento de nuestra existencia, el cuerpo depende de los minerales ionizados y de los oligoelementos para generar millones de pequeños impulsos. Sin estos impulsos, no podría funcionar ni un solo músculo, incluido el corazón, ni el cerebro, y las células no podrían utilizar la ósmosis para equilibrar la presión del agua y absorber los nutrientes.

¿Dónde se encuentran los minerales?

Muchos de los oligoelementos, los que abundaban en el suelo, fueron arrastrados al océano. Allí, la magia de la naturaleza realizó una síntesis armoniosa al distribuirlos en proporciones perfectas, las mismas que se encuentran en un cuerpo sano. Incluso hoy en día, estas aguas vitales no pueden recrearse en un laboratorio. Allí están presentes todos los elementos necesarios para la vida humana, cargados iónicamente y en perfecto equilibrio, en una forma ideal para su absorción por las células del cuerpo. Estos elementos esenciales siguen existiendo en forma muy concentrada y en proporciones beneficiosas en algunos mares interiores, como el Mar Salado del Noroeste de Estados Unidos. Es este sutil equilibrio de cada mineral y oligoelemento en el agua de mar lo que la hace tan beneficiosa para la salud.

La clave: el papel de la absorción

Los minerales sólo pueden disfrutarse si se absorben adecuadamente. Esto tiene lugar principalmente en el intestino delgado. Cuando el bolo alimenticio pasa por el intestino delgado, los minerales entran en el torrente sanguíneo a través de las paredes del intestino. Sólo los minerales con carga iónica pueden entrar en el torrente sanguíneo. Aunque el ácido estomacal ayuda a ionizar los minerales de la dieta, un suplemento mineral debe proporcionar minerales ionizados de forma natural para que se absorban eficazmente.

El Dr. Alexander Schauss escribe: "Los oligoelementos no existen por sí mismos, sino en relación con otros oligoelementos. Un exceso de un oligoelemento puede provocar ciertos desequilibrios en otros oligoelementos, lo que provoca malestar en lugar de bienestar. La mayoría de los oligoelementos deben estar en forma iónica para ser absorbidos correctamente por el intestino.

El secreto de la vida en un mar en tierra

El Gran Lago Salado, en el noroeste de Estados Unidos, es el mar al aire libre más antiguo del planeta. Este lago, vestigio de la Edad de Hielo, ha acumulado y concentrado minerales y oligoelementos durante decenas de miles de años. El resultado es un agua rica en nutrientes que contiene 70 minerales y oligoelementos con carga iónica, en concentraciones de ocho a diez veces superiores a las del agua de mar normal, y precisamente en las mismas proporciones que los fluidos corporales humanos sanos. Es de esta fuente que Trace Minerals Research cosecha los elementos y oligoelementos para dar forma a Concentrace.

Investigación sobre los oligoelementos

Desde 1968, Trace Minerals Research ha dedicado su energía a combatir las deficiencias y desequilibrios minerales que prevalecen hoy en día. Al recoger los minerales iónicos que se encuentran en el Gran Lago Salado y darlos a conocer al público, pretenden promover la prevención y proporcionar una fuente estable de minerales de calidad. Concentrace es la fórmula original desarrollada a partir de las aguas del Gran Lago Salado de los Estados Unidos. Creemos que Concentrace representa una excelente fórmula de oligoelementos que se absorben fácilmente y cuya presencia en el organismo es crucial para el correcto funcionamiento fisiológico.

Concentrace

Concentrace se presenta en una forma líquida que incluye, además de los minerales enumerados a continuación, un amplio espectro de oligoelementos en forma iónica. Estos minerales proceden de la erosión de una gran variedad de suelos y rocas situados en la cuenca de drenaje del Gran Lago Salado, en Utah, Estados Unidos.

Concentrace puede tomarse como parte de una dieta normal, así como de una dieta baja en sodio. Su concentración es tal que 1,85 ml (30 gotas) equivalen a más de 100 ml de agua de mar menos el 99% del sodio que contiene.

Dosificación: Tomar 1 gota por cada 2,7 kg de peso corporal al día. Se aconseja tomar Concentrace dos veces al día, por ejemplo en el desayuno y la cena. Vierta las gotas en un vaso de agua, zumo de frutas o infusión y tómelas preferentemente antes de las comidas. Si se toman 30 gotas al día, el frasco de 227 ml durará 124 días. Es posible superar esta dosis si se desea, sin embargo tenga en cuenta que la absorción de este producto en grandes cantidades puede tener un efecto laxante.

Para mejorar el sabor del agua procedente de la ósmosis inversa, o del agua destilada, añada de 5 a 10 gotas de Concentrace por litro de agua. Con 5 gotas por litro, la botella de 227 ml remineraliza 740 litros.

Ingredientes: solución concentrada de minerales naturalmente ionizados. 1,85 ml (30 gotas) de Concentrace contiene lo siguiente

Litio, boro, carbonato, calcio, bromuro, flúor, silicona, nitrógeno, selenio, fósforo, yodo, cromo, hierro, manganeso, titanio, rubidio, cobalto, cobre, antimonio, arsénico, molibdeno, estroncio, zinc, níquel, tungsteno, germanio, aluminio, escandio, estaño, lantano, plomo, itrio, bario, Plata, Cadmio, Uranio, Galio, Circonio, Vanadio, Berilio, Telurio, Bismuto, Hafnio, Terbio, Europio, Gadolinio, Samario, Cerio, Cesio, Oro, Mercurio, Disprosio, Holmio, Lutecio, Tulio, Erbio, Ytterbio, Neodimio, Niobio, Tántalo, Torio, Talio, Renio, Indio, Paladio, Platino...

Magnesio: 188 mg Cloruro: 525 mg Sulfato: 41,25 mg Potasio: menos de 7,5 mg Sodio: menos de 7,5 mg

 

En la tienda

 

 

Etiquetas:

CMD, Concentrace, Metales, MRI