Timoquinona, lo mejor del comino negro

La Nigella (o comino negro oriental) se utiliza desde hace más de 5.000 años en la farmacopea tradicional. Por ejemplo, era muy apreciado por los faraones del antiguo Egipto. De hecho, el aceite de comino negro se encontró en la tumba de Tutankamón. Lo consumían para asegurar su inmortalidad y, en su defecto, para alargar su vida en las mejores condiciones... Más tarde, se dice que el profeta Mahoma dijo que el comino negro podía "curar todas las enfermedades excepto la muerte". También se menciona en la Biblia. En Oriente, donde la comida se considera una medicina, las semillas de comino negro se utilizan habitualmente en la cocina, enteras o prensadas, y sirven como antibiótico (en China) o como estimulante (en la India). En la antigüedad grecorromana, Hipócrates le atribuía una acción terapéutica sobre el hígado y el aparato digestivo. En la Edad Media, Avicena, entre otros, afirmaba que era eficaz para eliminar la hinchazón, las verrugas, el vitíligo, las úlceras, la gripe, la migraña, la congestión y la fiebre...

Hoy en día, cada vez más estudios científicos en todo el mundo se centran en este antiguo remedio natural por sus excepcionales propiedades medicinales, y en particular en su componente más activo, la timoquinona.

El comino negro, una hierba multifuncional

El nombre del género Nigella procede del latín nigellus, que es el diminutivo de niger que significa "negro" y proviene del color de sus semillas. En Europa apenas se cultiva, sólo en algunos campos del sur de Francia y del sur del continente, pero a veces crece en los jardines.

Es una planta anual que crece de 30 a 60 cm, con un tallo peludo, hojas verdes brillantes, flores de color azul claro o blanco con venas verdes. Sus frutos se desarrollan entre abril y junio, y se recogen antes de que estén completamente maduros para que las semillas estén todavía dentro de la cápsula. De estas semillas negras y duras, compuestas por lípidos, hidratos de carbono, proteínas, aminoácidos, minerales y vitaminas, se extrae el aceite terapéutico de Nigella sativa.

El valor de este aceite depende de la calidad de las semillas, que a su vez depende de sus condiciones de cultivo relacionadas con el suelo, el clima, la madurez de las semillas, su método de recolección, su selección, sus condiciones de extracción, y luego su envasado y conservación.

Timoquinona, un compuesto de amplio espectro

La timoquinona es el componente bioactivo del aceite volátil de la semilla negra de Nigella sativa. Es su principio activo más potente, que se estudia desde 1975 y al que se le han descubierto numerosas propiedades antioxidantes, antiinflamatorias (refuerza el sistema inmunitario), neuroprotectoras, antihepatotóxicas, antidiabético (reduce las concentraciones de colesterol y triglicéridos, y aumenta las lipoproteínas de alta densidad, la secreción de insulina inducida por la glucosa y la sensibilidad a la insulina), analgésico, antiproliferativo, inmunomodulador y antibacteriano.

D-manosa

Estudios recientes

Los estudios realizados sobre la timoquinona en Egipto e Irán en 2000 y 2005 informan de sus propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, así como de su capacidad para reforzar el sistema inmunitario, aliviar la rinitis alérgica e incluso reducir la gravedad de los ataques de asma.

Un artículo de 2018 escrito por farmacotóxicos y que trata sobre la medicina alternativa destaca otras propiedades, como su actividad antioxidante, y su efecto en la reducción de la diabetes (entre 1 y 3 g/día) y del colesterol tras tres meses de ingesta. También señala efectos analgésicos, otros sobre la hipertensión, la depresión, la ansiedad, la epilepsia, la dependencia de los opiáceos... pero también sobre la infertilidad (protección del tejido ovárico y acción sobre la toxicidad testicular). También actúa como antiparasitario, antifúngico, antimicrobiano, antiviral...

El estudio de los investigadores Yimer, Tuem et alii presentado en 2019 en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, uno de los Institutos de Salud de Estados Unidos (el NCBI), publica este resumen: "La semilla de Nigella sativa(N. sativa) se ha utilizado durante siglos en diversas civilizaciones de todo el mundo para tratar una variedad de dolencias animales y humanas. Hasta la fecha, numerosos estudios han demostrado que la semilla de Nigella sativa y su principal constituyente activo, la timoquinona, son muy eficaces desde el punto de vista médico contra diversas enfermedades, entre ellas varias enfermedades crónicas: enfermedades neurológicas y mentales, trastornos cardiovasculares, cáncer, diabetes, afecciones inflamatorias e infertilidad, así como diversas enfermedades infecciosas debidas a infecciones bacterianas, fúngicas, parasitarias y víricas. A pesar del escaso número de estudios realizados hasta ahora, la prometedora eficacia de N. sativa contra el VIH/SIDA puede ser explorada como una opción alternativa para el tratamiento de esta enfermedad pandémica una vez comprobada su plena eficacia terapéutica. Además, la fuerte propiedad antioxidante de esta valiosa semilla ha recibido recientemente una creciente atención en cuanto a su potencial papel como suplemento dietético con mínimos efectos secundarios. Además, cuando se combina con diferentes agentes quimioterapéuticos convencionales, crea una sinergia de sus efectos, lo que permite reducir la dosis de los fármacos utilizados, concomitantemente con una eficacia optimizada y una toxicidad mínima y/o nula."

En Francia, una tesis defendida en 2015 por el doctor en farmacia Badr-Eddine Abdesselam confirma el efecto antiinflamatorio de la Nigella sativa a través de la acción de la timoquinona sobre los mediadores celulares, con resultados analgésicos y antipiréticos, una acción antirreumática, propiedades antiosteoporóticas, efecto sobre el aparato digestivo y la obesidad, tratamiento de la faringoamigdalitis aguda (estudio clínico), acción sobre el aparato respiratorio (protección del tejido pulmonar, propiedades antiasmáticas...), la regulación de la expresión de los genes codificantes...

Un estudio reciente realizado por tres investigadores marroquíes (Laboratorio de Farmacología Clínica y Toxicología de la Facultad de Medicina y Farmacia de Casablanca), que aún debe ser evaluado, demostró el potencial inhibidor de la timoquinona sobre la proteasa, una partícula viral esencial para la replicación del Sars-CoV-2.


Azufre orgánico 2

Una composición muy activa

Las semillas de Nigella sativa contienen una rica combinación de un aceite fijo y un aceite esencial cuyo principal ingrediente activo es la molécula timoquinona, su principal compuesto terpénico.

El extracto seco de aceite de comino negro utilizado en el complemento alimenticio Nuclei Quantum contiene un excepcional 5% de timoquinona, imposible de obtener por prensado en frío. Esta técnica de extracción hace que sea un complemento alimenticio muy activo y eficaz.

Además, los diversos parámetros resultantes de los estudios realizados con Nigella sativa indican que no es tóxica, como se desprende de los valores de la dosis letal media (DL50), la estabilidad de las enzimas hepáticas y la integridad de los órganos. Por lo tanto, el margen terapéutico de la timoquinona es amplio, su riesgo alérgico es bajo y su uso a las dosis prescritas no tiene contraindicaciones.

El comino negro, que ha acompañado a nuestros antepasados a lo largo de las generaciones, y su primer principio activo que se encuentra en el aceite volátil de N. sativa, la timoquinona, son por tanto cuidadosamente estudiados por los científicos, lo que les ha permitido atribuirles, además de sus virtudes reconocidas desde la Antigüedad, nuevas propiedades terapéuticas, las más importantes de las cuales son la hepatoprotección, el efecto antiinflamatorio y, en general, la lucha contra el envejecimiento. Estos descubrimientos confirman su gran interés como complementos alimenticios.

 

En la tienda

 

Etiquetas:

El hombre por naturaleza, Nigella, Núcleos, Quantum, Timoquinona