Tratamiento natural con D-Ribosa para la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica

La D-Ribosa es una sustancia natural que se encuentra en ciertas plantas, incluida la caña de azúcar. Es una osa (azúcar) cuya forma química es C5H10O5. Este carbohidrato, presente en todos los organismos vivos, favorece la producción de ATP (trifosfato de adenosina).

Desempeña un papel especial en la regulación de la síntesis de energía. Por lo tanto, la D-Ribosa, como complemento de la dieta diaria, puede ayudar a las personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica a mejorar su energía muscular.

Dado que el ATP producido por la D-Ribosa irá directamente a todos los músculos, las personas cuyo músculo cardíaco ha sido dañado también se beneficiarán de este suplemento nutricional. Por último, para los deportistas que realizan una actividad física intensa, la D-Ribosa puede ayudarles a reponer rápidamente las reservas de energía agotadas por el ejercicio.

Fibromialgia y D-Ribosa

La fibromialgia se define como un dolor crónico y difuso en los músculos. El dolor aparece en diferentes partes del cuerpo, sin ninguna lógica aparente. Estadísticamente, la fibromialgia parece afectar más a las mujeres que a los hombres. De hecho, la fibromialgia es una de esas enfermedades que siguen sin explicación y cuyos límites siguen sin estar claros. De hecho, la fibromialgia comparte sus síntomas con otras enfermedades como el reumatismo o la osteoporosis. Sin embargo, lo que caracteriza a la fibromialgia es la combinación de dolor muscular con fatiga física y psicológica.

La fatiga física suele estar causada por niveles bajos de ATP (trisfosfato de adenosina). El ATP es el combustible de la célula, que proporciona la energía para las reacciones químicas en la célula. Un estudio clínico que tuvo lugar en 2005 en la Universidad de Salt Lake City (Utah) demostró la eficacia de la absorción de Ribosa en casos de fibromialgia. A una mujer de 37 años que sufría dolor y tensión muscular, "niebla" mental, diarrea e insomnio se le diagnosticó fibromialgia. La ingesta de CorvalenTM, un producto a base de ribosa, a razón de 5g dos veces al día, dio como resultado una mejora del sueño, una mejor actividad mental, una reducción del dolor físico y una normalización de las deposiciones después de 14 días (Gebhart y Jorgenson, 2005).

Azufre orgánico 2

D-Ribosa y síndrome de fatiga crónica

Al igual que la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica es una enfermedad de causas desconocidas. La D-Ribosa, como complemento de una dieta sana, variada y, a ser posible, ecológica, puede ser de gran ayuda para las personas con síndrome de fatiga crónica.

Un estudio clínico realizado con 41 pacientes que padecían el síndrome de fatiga crónica y/o fibromialgia -publicado por el Dr. Jacob Teitelbaum y Valen Labs en 2006 en el Journal of Alternative and Complementary Medicine- demostró que la ingesta de 5 g de ribosa tres veces al día, con un total de 280 g, mejoraba significativamente los síntomas de fatiga crónica de los pacientes. La D-Ribosa se toleró perfectamente, y mejoraron significativamente las siguientes 5 áreas en particular: energía, sueño, claridad intelectual, intensidad del dolor y bienestar.

D-Ribosa, fitness y musculación

Como saben los deportistas, el ejercicio extenuante puede provocar alteraciones en la energía celular. El deporte, el fitness y el entrenamiento con pesas suelen provocar rigidez muscular, dolor, acumulación de toxinas y fatiga crónica. La D-Ribosa restablece los niveles de ATP que constituyen la energía celular, por lo que su ingesta aumenta efectivamente la cantidad de energía utilizable para el ejercicio muscular.

Un estudio de Van Gammeren y Darin Falk publicado en 2002 sobre el efecto de la D-Ribosa en hombres sanos de entre 18 y 35 años que practicaban musculación en un gimnasio. Este estudio demostró que la D-Ribosa en una dosis de 10 g al día aumenta significativamente la resistencia al esfuerzo físico intenso.

Otro estudio demuestra que la toma de D-Ribosa reduce la frecuencia cardíaca de los atletas que entrenan a una intensidad constante. Además, la D-Ribosa ayuda a limitar la producción de radicales libres relacionados con la actividad física intensa.

Cardiología y D-Ribosa

Las personas que han sufrido un infarto en su vida experimentan una pérdida de energía debido a la falta de suministro de oxígeno a las células del miocardio. Como resultado, la función del corazón se ve afectada, lo que puede provocar fatiga durante el ejercicio. La administración de suplementos de D-Ribosa puede ayudar a restablecer los niveles normales de ATP en el corazón y aportar más comodidad y vitalidad a la vida cotidiana.

En un artículo publicado en 2004 por el Dr. Heyder Omran y otros, se demostró que la ribosa podía restablecer el ATP a la normalidad en los pacientes deteriorados y, por tanto, normalizar la función diastólica. Este artículo cita un estudio clínico realizado por Pliml et al en 1992 en el que participaron 20 personas con enfermedades coronarias: un grupo recibió 60 g de ribosa al día durante tres días, y otro grupo recibió un placebo. Ambos grupos realizaron ejercicio físico antes y después del tratamiento. El grupo que recibió D-Ribosa mostró una mayor resistencia al ejercicio que el grupo de placebo.

Por lo tanto, la ingesta de D-Ribosa puede ser útil después de un infarto de miocardio para fortalecer el músculo cardíaco si se ha visto afectado. Estudios comparativos entre atletas sanos y sujetos que han sufrido daños en el músculo cardíaco muestran que el suministro de ribosa a las células musculares fatigadas restablece rápidamente los niveles normales de ATP.

D-manosa

D-Ribosa y ATP

El trifosfato de adenosina (ATP) es una molécula muy importante en todos los seres vivos, ya que proporciona la energía para las reacciones químicas de la célula. El ATP es la reserva energética de la célula y el ser vivo puede llevar a cabo una actividad mientras sus niveles de ATP se lo permitan.

La D-Ribosa, un azúcar (ose) con 5 elementos de carbono, no sólo es un constituyente esencial del ARN y del ADN, sino que también es crucial para la fabricación de ATP. Las mitocondrias situadas en los órganos que consumen mucha energía (corazón, hígado, cerebro, glándulas endocrinas y músculos) utilizan dos métodos para fabricar o almacenar ATP. La primera es la síntesis de novo: los nucleótidos se fabrican a partir de cero y la ribosa es un bloque de construcción esencial. La segunda es más rápida: la mitocondria recupera trozos de metabolitos de ATP para formar nuevas moléculas de ATP. En esta vía, la ribosa permite a la célula reciclar rápida y eficazmente los productos del metabolismo del ATP para formar nuevas moléculas de ATP.

Varios estudios científicos han demostrado que la ingesta oral de D-Ribosa puede restaurar rápidamente los niveles normales de ATP en los músculos durante la isquemia.

Investigación y D-Ribosa

1. Pliml, Wolfgang, Von Arnim, Thomas, Stablein, Alexander, et al. Efectos de la ribosa en la isquemia inducida por el ejercicio en la enfermedad arterial coronaria estable. The Lancet, 1992, 340, 507-510.

2. Illien, Steffan, Omran, H., MacCarter, D., y St. Cyr, J. La ribosa mejora la función miocárdica en la insuficiencia cardíaca congestiva, FASEB Journal, 2001, 15: 5, A1142.

3. Van Gammeren, D., Falk, D., y Antonio, J. Los efectos de cuatro semanas de suplementación con ribosa en la composición corporal y el rendimiento del ejercicio en culturistas recreativos jóvenes y sanos: un ensayo doble ciego controlado con placebo. Current Therapeutic Research, 2002, 63: 8, 486-495.

4. Seifer, J.G., Subudhi, A., Fu, M.X., et al. The effects of ribrose ingestion on indices of free radical production during hypoxic exercise, Free Radical Biology and Medicine, 2002, 33 (Suppl 1): S269.

5.Jacob E. Teitelbaum, Clarence Johnson, John St. Cyr. The Use of D-Ribose in Chronic Fatigue Syndrome and Fibromyalgia: A Pilot Study, The Journal of Alternative and Complementary Medicine. Noviembre de 2006, 12(9): 857-862. doi:10.1089/acm.2006.12.857

En la tienda

 

 

Etiquetas:

Cardiología, D-Ribose, Fatiga crónica, Fibromialgia, Fitness, Culturismo, Dulces Curas